Leyendo ahora
¿Qué harías con mil 500 millones?

¿Qué harías con mil 500 millones?

blank
Los Tocables
Por Héctor Guerrero

Mientras tenemos un país consumido por la violencia y el hambre, al Presidente López le parece buena idea organizar un desfile en su honor, financiado por todos nosotros, los ciudadanos que pagamos impuestos, nos guste o no, pagamos un evento para que el gobierno le aplauda al gobierno que más o menos costó mil 500 millones de pesos.

Todo lo que está sucediendo con la autollamada #4T es nutrirse de todos los elemetos y símbolos del pasado dictatorial priista, que ya se había quedado atrás, con la falacia de construir un México mejor.

Afortunadamente López resistió la marcha y no hubo ningún  evento que comprometiera la salud del mandatario. Para mi esto es lo positivo de la marcha que hoy no tenemos nada que lamentar más que ver en que tipo de banalidades se van recursos que bien podrían ser utilizados para… ¿medicnas por ejemplo?

En fin, lo que podemos decir es que la marcha cumplió con los puntos y las expectativas de cada quién, tanto los perpretadores, como la oposición. Todos tuvieron lo que necesitaban.

Lo cual no necesariamente quiere decir que estuvo bien lo sucedido el fin de semana pasado, donde no fueron capaces de llenar el zócalo, jala más gente La Maldita Vecindad sin regalar tortas frutsis o pesos a los asistentes.

El domingo se llevó a cabo un acarreo masivo ordenado por el gobierno federal, donde se se pasó lista, donde a talleristas de los más de 250 Pilares que operan en la Ciudad de México (CDMX) las obligaron a llevar hasta 10 personas a la marcha, adultos mayores que fueron reclutados con la promesa de que se entregarían 2 mil pesos, o que podrían obtener de forma rápida la tarjeta del Bienestar personas de la tercera edad.

A cambio de una torta, un asiento en un camión nuevo para salir un rato de la miseria y darse una vuelta por la capital, echar relajo y ver si pueden ver de cerca o tocar a su mesías.

De una forma descarada, pues con el cinismo que los caracteriza el propio López avaló el acarreo, quizá como pare enfatizar a todos sus cromarifles que en verdad, necesitaba gente.

Es por eso que CDMX, Estado de México, Morelos, Puebla, Tabasco, Campeche, Quintana Roo, Hidalgo, Chiapas y Veracruz, se les pidió una cuota para superar el medio millón de almas.

Por lo menos en la CDMX vimos como la corcholata, mandó a sus huestes a tapizar con propaganda todas las calles, incluido el metro, donde los anuncios sólo aparecieron y nadie sabe ni cómo ni por qué.

A igual que agrupaciones sindicales y políticas como lo que queda del Sindicato Mexicano de Electricistas, secciones del magisterio y de la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM), la Coalición de Organizaciones Democráticas Urbanas y Campesinas , “Qué Siga la Democracia”, entre otras.

Las corcholatas exhibidas, Claudia repartiendo el pan, Adan Augusto en Patín del diablo, al pobre de Marcelo le escupieron, al Epigmenio  le dio la pálida, en fin todo lo que tienen que hacer y soportar para agradar a su líder.

Pero como decíamos, todos quedaron exhibidos.

En la parte baja de la pirámide, los mas numerosos en a marcha son quienes por su condición, cualquier dádiva es ganancia y no solo eso, son víctiams del aparato propagandístico y demagógico del gobierno, al grado que creen que el asistir a la marcha es un regalo del presidente, un viaje a la capital que ninca hubieran podido solventar, con alimentos y propina incluida, créanmelo, es muy difícil que digan que no, van agradecidos, son los pobres, de los cuales ya ha generado más de 4 millones desde que llegó a la sila..

En el siguiente peldaño van las personas o grupos que, a sabiendas que esto de la marcha y desfile es una canallada, un acto de manipulación y todo lo que sabemos que es, acuden porque no les queda de otra, porque les quitan el empleo, el puesto callejero o la dádiva, atados de manos, le hacen caldo gordo al Mesías.

El siguiente escalón son los seudo líderes, como zopilotes, oportunistas que, por quedar bien con el funcionario de gobierno, alcalde, gobernadores, a sabiendas de que esa marcha es una basofia, se sube a la camioneta al camión.

Otro escalón es el de los coyotes, los que reciben contratos millonarios que quieren mantener sus privilegios y que les otorguen más adjudicaciones jugosas.

Otro más son los militares, vestidos de civil, trasnsportados en unidades militares dispuestos a hacer bola y a observar que todo marche bien en este desfile, pues de seguro acudieron sus familias.

Y en la parte de arriba, los políticos de siempre, haciendo lo de siempre.

Todo esto para chutarse más de hora y media del mismo discurso de todos los años de todos los informes, burdo y soso.

El PRI con esas mismas prácticas si llenaba el zócalo, ni siquiera eso saben hacer bien, habrá represalias a quienes no cumplieron su cuota.

Pero volviendo al tema. ¿En que se podrían gastar mil 500 millones de pesos?

Con el reciente papelón de México en Qatar y que #París2024 está a la vuelta de la esquina, pienso en por ejemplo, un atleta requiere entre 1.5 y 3.5 millones de pesos anuales para su preparación de un ciclo olímpico. Es decir las competencias y clasificatorios de los juegos anteriores al próximo a competir, incluidos los Juegos Centroamericanos, Panamericanos y Olímpicos.

Otro ejemplo es que el INEGI  reveló con cifras que de 4.9 millones de micro, pequeñas y medianas empresas censadas antes de la pandemia, sobrevivieron 3.9 millones. El millón de negocios que quebraron, empleaban cerca de 3 millones de personas, negocios que nunca recibieron apoyo del gobierno y que bien les hubiera caido algo para sobrevivir y dar empleo. No sé, se me ocurre. ¿Y a ustedes?

Ya está saliendo muy carito las encuestas, sus informes, sus desfiles y sus marchas ¿No lo creen?

El exabrubto de ese espectáculo que les acabo de describir es la nueva epifanía del Peje al llamar a su movimiento y todo lo que está haciendo o cree que está  haciendo se llame “Humanismo mexicano”.

Ese “Humanismo mexicano” que el domingo humilló una vez más a los más necesitados, que  los trata igual o peroque el viejo PRI, una doctrina que para efectos clásicos, tiene su piedra angular en algo tan simple como una torta y un frutsi, para terminar como ooooootro sexenio perdido, como otros tantos. ¿A poco no se cansan de la misma película?

Al final del día, los acarreados a sus jacales, a su pobreza y el rey y su comitiva, a su Palacio. Ese es el promotor del humanismo.

Lo demás es puro circo.

Como la “gira de la reconciliación que harán Creel y Monreal, quien dijo que lamentaba perderse la torta y el frutsi, pero que él mejor se iba para Madrid.

Tiempo al tiempo.

@hecguerrero

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.


© 2024 Grupo Transmedia La Chispa. Todos los derechos reservados