Estas leyendo
“Idea todo el trayecto hasta el final” Vigésima novena Ley del Poder: Robert Greene

“Idea todo el trayecto hasta el final” Vigésima novena Ley del Poder: Robert Greene

Prospectiva

A punto de concluir el año, esta Prospectiva, la última del 2022, ofrece a ustedes, amables lectoras y lectores, algunas reflexiones sobre lo ocurrido en las 51 semanas del calendario. Sin duda, ha sido un año complejo, en mucho, por lo heredado de los dos anteriores en los que la pandemia, además de obligarnos al confinamiento y a enfrentarnos a los riesgos inherentes a una enfermedad que provocó la muerte de muchas personas, evidenció la delgada línea que separa la salud de la enfermedad.

Hemos señalado de manera recurrente que la pandemia desnudó nuestras flaquezas y los saldos pendientes de muchos estados nacionales, ricos y pobres, que habían descuidado al sector salud, no sólo en el tema de equipamientos, sobre todo, en la formación de recursos humanos para la atención a la salud de la población. El modelo económico privilegió la privatización de los servicios de salud y dejó al margen de estos servicios a población muy vulnerable.

La bioética se hizo a un lado provocando vergüenza e indignación cuando se escucharon voces decidiendoque, si había que tomar una decisión a la hora de colocar un respirador a un joven o a un adulto mayor, la opción era el primero. Muchos hombres y mujeres de la tercera edad murieron en los primeros meses de la pandemia. Algunos, abandonados en sus hogares por sus familiares y por las autoridades responsables; otros, en asilos públicos y privados a donde las vacunas llegaron demasiado tarde. Sin duda, uno de los hechos más indignantes que nos ha dejado esta pandemia, es la falta de respeto a la ancianidad y la carencia de políticas públicas que vayan más allá de la distribución de dinero y se centren en promover una desarrollo eficiente y autónomo para los adultos mayores.

Además, la pandemia provocó cambios drásticos a nuestras vidas. Transitamos al comercio virtual, al trabajo desde casa, al estudio a distancia con todos los retos que ello conlleva, no solo por la necesidad de contar con una plataforma idónea, sobre todo, porque la deficiente conectividad provoca enormes desigualdades a la hora de gestionar los aprendizajes significativos.

No se equivocan los estudiosos de la educación cuando alertan que la educación, por estas debilidades, lejos de garantizar un mejor futuro, acrecientan las desigualdades, no sólo las de aprendizaje, también las económicas y sociales.

El encierro modificó nuestras formas de satisfacer nuestras necesidades primarias. La falta de demanda derivó en un debilitamiento de las cadenas de producción: ¿Para qué producir si no existe del otro lado un comprador? El comercio electrónico creciógenerando enormes ganancias a las empresas que estaban preparadas para convertirse en intermediarios entre los productores y un consumidor impedido de ir a comprar de manera tradicional.

En la educación ocurrió lo mismo. La educación a distancia se volvió un modelo obligado enfrentando los paradigmas que, por décadas, habían privilegiado la educación áulica que se centre en un docente emitiendo un discurso frente a un auditorio constituido por personas que juegan al papel de oyentes más o menos activos.

“Quien consulta su futuro con adivinas pierde sin darse cuenta un indicio interior del porvenir mil veces más exacto de lo que ellas podrían decir”: Walter Benjamin

A casi tres años de distancia, la educación híbrida se ha abierto camino, todavía con una ruta complicada en razón de que algunos padres y sus hijos no están plenamente convencidos de que ese modelo sea el ideal. Los estudiosos de la educación insisten en que sería un error volver al pasado, que lo adecuado es enfrentar los retos de la educación híbrida y centrar el proceso de enseñanza-aprendizaje en el alumno, garantizando que el docente cuente con las herramientas necesarias para que ese proceso derive en conocimientos significativos.

El trabajo también entró en esa dinámica. El home office, también llegó para quedarse en aquellas áreas en las que la “no presencia” de un empleado se convierta en una fortaleza y no en una debilidad para la empresa. Este modelo ha obligado a modificar algunas leyes laborales a fin de garantizar un equilibrio entre el patrón y el empleado, en un escenario todavía en pañales pero que, sin duda, llegó para quedarse.

El confinamiento también modificó nuestras conductas y costumbres personales. La cotidianidad generó una interacción entre los miembros de la familia que tuvo sus bondades, pero también acrecentó lo malo en este tipo de relaciones interpersonales e intrafamiliares. La violencia de género se disparó afectando principalmente a las mujeres y a los menores de edad. Las familias multigeneracionales se han replicado evidenciando el faltante de una cultura a favor de la convivencia y del respeto a la ancianidad.

Con el nuevo año, el 2022 que ya estamos a punto de despedir, entremos de lleno a lo que se ha llamado “la nueva normalidad”. Si bien la pandemia ha seguido latente, nuevamente tendremos que utilizar el cubrebocas en espacios cerrados, nos hemos adecuado a un entorno de riesgo latente pese a que la vacunación ha continuado y el virus ha mostrado una especial resiliencia.

Si no fuera poco lo anterior, el año por fenecer ha traído nuevos retos, sumados a los efectos derivados de la pandemia, el encierro y la crisis económica que de ella derivó. El año inició con una escalada de los precios provocada por el divorcio entre una demanda acotada y una producción en franca desaceleración. La inflación obligó a los estados nacionales a tomar medidas para frenar el crecimiento de los precios. La ortodoxia llevó a los bancos centrales a crecer las tasas de interés en el afán de promover el ahorro para reducir el circulante monetario que es el combustible para acelerar el crecimiento de los precios.

“Procura que tus logros parezcan fáciles” Trigésima Ley del Poder: Robert Greene

A lo largo del año hemos visto este incremento de las tasas de interés que, sin duda, ayudan a frenar el consumo, sí, pero a costa de encarecer los créditos, desalentar la inversión y el consumo. La Reserva Federal de los Estados Unidos ha llevado la voz cantante en esta estrategia monetarista que tiene el enorme riesgo de provocar una recesión económica que traería consigo la reducción de la producción, el cierre de empresas y la pérdida de espacios laborales.

En los últimos días hemos escuchado que la inflación ha cedido un poco en los Estados Unidos, en México, sin embargo, los niveles todavía son elevados, especialmente cuando se revisa la llamada “inflación subyacente”, que sigue siendo alta y, por lo mismo, lleva a los bancos centrales por un camino en el que, ni hablar, es necesario seguir utilizando el aumento de las tasas como la herramienta que atenúe los efectos inflacionarios.

Estos, lamentablemente, tienen un efecto nefando en la sociedad. La inflación es la “ladrona de las esperanzas de una vida mejor” para la población de bajos recursos. Por ello, los gobiernos no deben escatimar esfuerzos para frenar, primero, reducir después, los índices inflacionarios, especialmente, en los productos de primera necesidad. “La canasta básica”, que no es un concepto privativo de nuestro país, debe contener, a los mejores precios, los productos básicos para una alimentación adecuada en los segmentos más afectados por esta escalada de precios.

El 2022 pasará a la historia porque se convirtió en la luz al final de túnel. Pudimos salir de la cueva para enfrentarnos a un escenario muy distinto al de antes de la pandemia. Muy temprano, el 24 de febrero de 2002, Vladimir Putin cumplió con sus amenazas de invadir Ucrania, desatando un conflicto cuyos riesgos, diez meses después del estallido, han escalado generando una gran incertidumbre a nivel planetario.

¿Por qué no se llega a un acuerdo de paz? La geopolítica está ganando terreno en un escenario matizado por la confrontación. Este año hemos hablado de ello en muchas de nuestras entregas. No, no es un escenario privativo de México; tampoco debemos ver a esta polarización como un elemento negativo porque es la muestra inequívoca de que la sociedad está activa. El mundo unidimensional quedó atrás. El entorno internacional está caracterizado por la lucha cotidiana de países y regiones en búsqueda de nuevos paradigmas.

En este punto, debemos aceptar que “la nueva normalidad” trajo consigo retos inéditos y riesgos que ponen en peligro la gobernabilidad de nuestra aldea global. El Papa Francisco señaló hace más de un año que estamos viviendo una “nueva guerra fría”. Es una lucha polarizada entre dos naciones, Estados Unidos y China, la primera, aferrada en mantener su hegemonía cuyo desgaste es evidente, la segunda, empeñada en acelerar la caída del Imperio norteamericano, para convertirse en el nuevo líder mundial.

La lucha es intensa, cotidiana. Se da en el terreno militar, sí, pero sobre todo en lo económico y en lo tecnológico. Su enfrentamiento provoca incertidumbre, especialmente en estos momentos en los que la invasión a Ucrania vive sus momentos más complejos porque la invasora está aprovechando los efectos de un muy crudo invierno en un escenario en el que el cierre del suministro de gas y petróleo de Rusia a Europa está generando una estira y afloja que contribuye a acrecentar la polarización.

Estados Unidos no ha encontrado el camino para poner fin a la crisis en Europa Oriental. China, evidente aliada de Rusia, tampoco ha mostrado interés en convencer a Putin de que el alargamiento del conflicto bélico conlleva una evidente afectación a los intereses económicos de la nación asiática que vive hoy una crisis impensable hace un mes cuando Xi Jinping era entronizado como el máximo líder adosado con facultades extraordinarias y rodeado de un séquito plenamente mimetizado con la figura de quien ha prometido que la larga marcha hacia la cúspide mundial concluirá pronto.

El gobierno chino enfrenta una más de las evidentes muestras de inconformidad de sus gobernados a causa de un modelo totalitario que ahoga toda expresión contraria a las decisiones tomadas por la cúpula comunista. El recuerdo de la Plaza de Tiananmen sigue vivo. Los levantamientos de los jóvenes en Honk Kong han inspirado a sus homólogos en el continente cansados de la política “Cero Covid-19”, que no sólo ha evidenciado el fracaso de la política de vacunación de un gobierno tan dispuesto a regalar vacunas a otros países, pero no a enfocarse en la inmunización de su propia población.

La estrategia de cierres ha mostrado que ello ocurre en regiones de bajo desarrollo provocando un aumento tanto en las desigualdades económicas como en el gap entre las regiones con mayor desarrollo económico y tecnológico, y aquellas en donde la pobreza y la marginación siguen presentes. Los papeles blancos, que ya habían aparecido con mediano éxito en Hong Kong, hicieron acto de presencia en repudio a esta política que provocó la muerte de decenas de personas obligadas a mantenerse encerradas en un hotel que fue presa de las llamas.

De otro lado, Estados Unidos no es un paraíso. La polarización sigue crispando los ánimos. Luego de los resultados de las elecciones intermedias que, si bien no fueron la debacle para los demócratas que anticipaban sus oponentes, los republicanos están a días de tomar el control de la Cámara de Representantes desde la que, sin duda, buscarán poner toda clase de obstáculos al gobierno de Joe Biden, con el claro objetivo de debilitarlo aún más en la ruta hacia el proceso electoral del 2024.

“Controla las opciones: persuade a los demás para que jueguen con las cartas que tú mismo das” Trigésima Ley del Poder: Robert Greene

Con el control de la cámara baja, los republicanos echarán por la borda todos los intentos de los demócratas de enjuiciar a Donald Trump. En contrario, promoverán el enjuiciamiento de funcionarios del gobierno demócrata. En este escenario de polarización sigue viva la intención de Joe Biden de postularse a la reelección en el 2024, idea que no comparten muchos de sus correligionarios, con justificada razón.

El problema para los demócratas es que no hay a la vista nadie que garantice el triunfo de su partido. Sea Donald Trump o Ron DeSantis, gobernador de Florida, el candidato republicano los momios no le son favorables a Joe Biden, ni a la otra posible candidata Kamala Harris.

El vecino del norte sigue mostrando preocupantes signos de radicalización orquestados por grupos supremacistas y por individuos que siguen haciendo uso de las armas al amparo de la Segunda Enmiendade la Constitución de los Estados Unidos. Por cierto, Donald Trump pidió que “se acabe con la Constitución del país”, insistiendo en las acusaciones, sin pruebas, de que Biden ganó las elecciones de noviembre 2020 merced a un fraude. Esta narrativa será parte de su estrategia electoral con el propósito de mantener vivo el apoyo de sus seguidores que han comprado totalmente su discurso.

La democracia en América está muy lejos de ser lo que por décadas nos han vendido. Por ello resulta inaudito que el Washington Post pida al presidente de los Estados Unidos que evite que avance la reforma electoral propuesta por su homólogo mexicano. Además de ser una nueva muestra del afán intervencionista que no fenece, al tiempo, evidencia que este medio de comunicación, el mismo que provocó la renuncia de Richard Nixon por el espionaje al edificio del Watergate sede del Partido Demócrata, no acepta los riesgos inminentes de la democracia en su propio país.

Miguel Jiménez (“El País”, 9 dic.2022) nos comparteuna crónica detallada del intento de los republicanos, utilizando a los jueces conservadores de la Suprema Corte, de eliminar los controles sobre los congresos estatales acerca de las normas y mapas electorales. ¿Qué significa esto? En pocas palabras que los parlamentos estatales tendrán la capacidad “para regular a su antojo los comicios, con el riesgo de manipular la voluntad del electorado y, en último extremo, alterar, incluso, las reglas por la que se nombran a los electores estatales para la designación de presidente.”

Luego de su derrota hace dos años, los republicanos han puesto el ojo en aquellos estados en donde su partido gobierna, bloqueando el voto por correo y eliminando casillas electorales en los barrios con notoria residencia de afroamericanos, latinos o asiática, ampliando las opciones de voto en las zonas con mayor presencia de personas de raza blanca.

Los demócratas están conscientes de los riesgos que esta propuesta significa, lamentablemente, están en manos de un Tribunal Supremo integrado por nueve jueces, seis de los cuales son conservadores, nombrados en las administraciones de George W. Buch y Donald Trump. Los tres jueces liberales se oponen a esta iniciativa. Tres de los jueces conservadores han anticipado su voto a favor en tanto que los otros tres, de esa misma línea ideológica, analizan la conveniencia de aprobarla o no.

Las posturas entre demócratas y republicanos son totalmente antagónicas. Los segundos consideran “una exageración” decir que, si el Supremo falla a su favor “es el fin de la democracia”. En sentido contrario, los demócratas manifiestan su total oposición a esta propuesta porque, a su juicio, esta iniciativa “rompería la tradición asentada durante toda la etapa constitucional estadounidense”. De aprobarse esta iniciativa los demócratas anticipan que “las implicaciones pueden ser tremendas, porque abriría paso a todo tipo de maniobras más agresivas para favorecer al partido propio por parte de los parlamentos estatales.”

“El ejercicio del poder obliga, precisamente para hacer, a vencer resistencias, no siempre racionales, a eludir o superar obstáculos a veces yendo en zigzag, a entender intereses sin subordinarse a ellos; a ver lo que existe y luchar por lo que debe existir”: Jesús Reyes Helores

En México, como ya se anticipaba, al igual que con la reforma eléctrica, las oposiciones, PAN, PRI, PRD, se unieron para evitar que la iniciativa de reforma electoral, enviada por el presidente Andrés Manuel López Obrador a la Cámara de Diputado. Alcanzara la mayoría calificada obligada para una reforma constitucional. El rechazo, sin mediar el debate legislativo, castró toda posibilidad de construir una reforma por consensos a partir de la idea de que el actual marco normativo adolece de fallas que podrían haberse corregidos si lo que realmente se quiere, narrativa de las oposiciones, es fortalecer la democracia en México.

La crónica de una muerte anunciada, parafraseando la obra del nobel Gabriel García Márquez, se había aceptado desde hace tiempo. El jefe del Ejecutivo federal, no sin lamentar que la iniciativa ni siquiera entrera a una fase de análisis, anticipó el envió, a la misma Cámara baja, de una nueva iniciativa, pero de reformas a más de cuarenta leyes secundarias que tiene que ver con las funciones del INE, de sus integrantes; de las tareas y del ejercicio presupuestal de este órgano autónomo. Sí, el INE si se toca, tanto en sus fondos operativos, como en las funciones de sus funcionarios y en algunas de las prerrogativas que desde 1978 gozan partidos políticos nacionales con registro.

El mandatario cumplió con su compromiso. Elías Camhaji (“El País”, 6 dic. 2022) relata el trasiego de esta nueva iniciativa que, “pese a los reclamos de la oposición”, fue llevada al pleno apenas horas después de ser presentada, confiado Morena y sus aliados (PVEM y PT) que su aprobación requería únicamente de una mayoría simple para salir adelante.” En la madrugada del miércoles pasado, con 267 votos a favor y 221 en contra fue aprobada esta iniciativa. Vale señalar que los legisladores del PAN, PRI, PRD y MC, abandonaron el salón, repitiendo su postura intransigente que contraría su responsabilidad como legisladores electos por la ciudadanía para que, entre otras funciones, legisle.

Un papel estelar en este proceso lo ha desempeñado el secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández. Su participación como principal operador político está a la vista. Fue el responsable directo de que el documento entregado en la Cámara de Diputados cumpliera plenamente con los objetivos establecidos por López Obrador quién ha manifestado de manera reiterada que está iniciativa es hija de la postura intransigente de las oposiciones que bloquearon su iniciativa de reforma electoral.

El tabasqueño señaló en “La Mañanera” del miércoles 8 de diciembre, cuatro horas después de haber sido aprobada en la Cámara de Diputados: “Ya se aprobó la reforma de ley, pero está acotada porque no puede contradecir lo que está en la Constitución, entonces, son márgenes muy estrechos; sin violar la Carta Magna se logró en la Cámara de Diputados la aprobación de la ley electoral”, apuntó Andrés Manuel sin obviar mencionar que sabe que los opositores acudirán a la Corte aduciendo inconstitucionalidad y promoverán amparos.

¿Qué se plantea en esa iniciativa que ahora está en el terreno de los senadores de la República? El documento de más de 300 páginas, entre otras cosas, establece límites a las acciones arbitrarias tanto del INE como del TEPJF respecto de interpretaciones ajenas a la ley que han limitado la libertad de expresión, los derechos político-electorales, la autodeterminación de los partidos políticos y, especialmente, reducir los onerosos gastos del INE, entre ellos los salarios de sus funcionarios, sin demérito de sus funciones, ni de su autonomía, como pregonan los opositores a la reforma constitucional y, seguramente, a esta reforma a varias leyes electorales.

¿Qué pasará en el Senado? Será interesante ver el comportamiento de Ricardo Monreal, líder de la mayoría en la Cámara alta. Las oposiones lo han calificado como “guardián de la democracia en México”. Él se deja querer por los opositores al régimen. Ha manifestado que, en lo personal, no está de acuerdo con algunos puntos de la iniciativa, sin embargo, el jueves pasado, dijo que no tiene la menor duda de que los senadores de Morena y sus aliados, PVEM y PT, emitirán su voto a favor de la Iniciativa presidencial. Adán Augusto López Hernández, responsable de la política interior del país, ha anticipado que estará muy de cerca del proceso, garantizando que su ratificación en el senado sea en este período ordinario de sesiones y, no hasta febrero como demandan los partidos de oposición.

Feliz Navidad y un Años Nuevo con mucha salud y bienestar. Prospectiva volverá a estas páginas de Novedades de Tabasco el lunes 9 de enero del 2023.


© 2024 Grupo Transmedia La Chispa. Todos los derechos reservados